lunes, 25 de mayo de 2009

Los 10 mejores Futbolistas de todos los tiempos (Rómario)



Romário (Río de Janeiro; 29 de enero de 1966) es un ex futbolista brasileño. Apodado en Brasil como O Baixinho ("El bajito"), ha sido uno de los futbolistas más goleadores de la historia a nivel mundial.

Con la Selección de fútbol de Brasil ganó la Copa Mundial de Fútbol de 1994 celebrada en los EE. UU. y obtuvo el trofeo Balón de Oro al Mejor Jugador del torneo. Fue también dos veces Campeón de la Copa América en 1989 y 1997.


En 1988 conquistó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Seúl y fue máximo goleador del torneo. En 1994 fue galardonado con el premio al mejor jugador del mundo FIFA World Player y en el 2000 como el Futbolista sudamericano del año. Según IFFHS, es el único futbolista que ha sido 14 veces el máximo goleador en torneos de Primera División (10 veces en Brasil, 3 en Holanda y 1 en España).

Controvertido por su conducta, Romário fue un delantero de inspiración, soberbio regate y autor de goles inimaginables, fue capaz de cautivar a todas las aficiones que contemplaron su juego y está considerado uno de los más grandes delanteros de la historia de este deporte.[1]

Romário es el segundo brasileño, después de Pelé, en atribuirse a sí mismo el mérito de superar la cifra de 1.000 goles, para cuyo cálculo cuenta los partidos amistosos y de su época amateur por lo que dicha afirmación es discutida por un sector de historiadores del fútbol.

Debutó como profesional en el Vasco de Gama en donde jugó de 1985 a 1988, conquistando el Campeonato de Río de Janeiro en 1987 y 1988, fue además en dos ocasiones el máximo goleador del Campeonato Brasileño en 1986 y 1987. En 1988 fue contratado por el PSV Eindhoven1993 y con él se proclamó tres veces campeón de Liga en 1989, 1991 y 1992; fue máximo goleador de tres campeonatos: 1989, 1991 y 1993; ganó dos ediciones de la Copa de los Países Bajos, en 1989 y en 1991, y marcó 165 goles en tan solo 163 partidos. holandés. Permaneció en este club hasta

El 6 de julio de 1993 Jacques Ruts, presidente del equipo holandés PSV Eindhoven, anuncia que el FC Barcelona ha realizado una oferta por Romário. El acuerdo cristalizaría el 14 de julio de 1993 a razón de 10 millones de dólares en concepto de traspaso y ficha del jugador, que firmaría por tres temporadas con el equipo catalán. Marchó a España donde jugó una excepcional primera temporada 1993-1994 en la que ganó el Trofeo Pichichi como máximo goleador con 30 goles y se proclamó campeón de la Liga Española con su equipo, además consiguió un record todavía vigente de mayor número de hat tricks (la consecución de tres goles en un mismo partido por un jugador) en la Liga española con la suma de cinco frente a la Real Sociedad, al Atlético de Madrid en dos ocasiones, al Real Madrid y al Osasuna. Fue memorable el gol que anotó en el derbi español de esa temporada, haciéndole al defensa español Rafael Alkorta un sorprendente regate llamado cola de vaca con el que batiría al guardameta Francisco Buyo en el histórico 5 a 0 sobre el Real Madrid en el estadio Camp Nou. Otros goles para el recuerdo de aquella temporada fueron los 2 conseguidos en estadio El Sadar ante Osasuna, su primer hat-trick contra la Real Sociedad en la primera jornada de liga o los seis goles que le endoso al Atlético de Madrid en los 2 enfrentamientos ligueros. En el equipo catalán consiguió ser uno de los futbolistas más admirados del mundo y llegó a formar parte del llamado "Dream Team", que condujo Johan Cruyff junto a Hristo Stoichkov, Michael Laudrup, Ronald Koeman, entre otros muchos.En la UEFA Champions League su aportación también se noto y el Barça alcanzo la cuarta final del máximo torneo continental de su historia. La derrota en aquella final (4-0) contra el AC Milán y la victoria de Brasil en el Mundial USA ´94 marcarían el principio del fin de Romário en Barcelona. La temporada siguiente, conflictos con el entrenador barcelonista, Johan Cruyff debido a sus continuos viajes a Brasil, hicieron que el FC Barcelona prescindiera de sus servicios. Romário jugó su último partido con la camiseta del Barça en el Santiago Bernabéu en la revancha (5-0) del equipo merengue, tan sólo un año después de su noche mágica con el 5 a 0 en el Camp Nou.

En 1995 regresó a Brasil para jugar dos temporadas vistiendo la camiseta del Flamengo, con el que obtendría 59 goles en 59 partidos, convirtiéndose en el máximo goleador del torneo brasileño en 1996. En esa temporada hizo un efímero regreso a España fichando por el Valencia. Supuestamente su conducta, calificada por los medios especializados como impropia, y sus modales, a pesar de sus indiscutibles habilidades goleadoras, le crearon nuevos problemas con su entrenador, en esta ocasión Luis Aragonés lo que motivó su rápido regreso al Flamengo con el que ganaría la primera edición de la Copa Mercosur en 1998 y su cuarto Campeonato Carioca en 1999. En el 2000 fue contratado por el Vasco da Gama, viviendo en sus filas una extraordinaria temporada, durante la que ganó el Campeonato Brasileño, nuevamente la Copa Mercosur, siendo el máximo goleador en ambos eventos, al finalizar la temporada fue galardonado como el Futbolista sudamericano del año. En julio de 2002, fue presentado como nuevo jugador del Fluminense y en febrero de 2003 se unió por cien días a un club qatarí, Al-Saad. Finalizada esta experiencia en el fútbol árabe, en junio de 2003 firmó de nuevo con el Fluminense, pero las limitaciones físicas y sus habituales indisciplinas provocaron agrias controversias con su técnico, Alexandre Gama, que dieron lugar a que el 20 de octubre de 2004 fuera despedido de ese club; aun así marcó 48 goles en 77 partidos.

A finales del 2004 volvió al Vasco da Gama y, en el 2005, con 39 años de edad, fue nuevamente el máximo artillero del Campeonato Brasileño gracias a los 22 tantos que marcó durante la competición. Su siguiente destino profesional fue la United Soccer League estadounidense, donde fue nuevamente el máximo goleador con el Miami FC en el 2006. Durante ese mismo año, también jugó durante dos meses en el Adelaide United australiano. Romário a los 41 años marcó el domingo 20 de mayo de 2007 el gol número 1.000 de su carrera profesional, en un partido de la segunda fecha del Campeonato Brasileño que su equipo, Vasco da Gama, disputó contra Sport Club do Recife y que ganó por 3 a 1. Esta cifra está discutida por la FIFA, organismo que otorga al brasileño algo más de 930 tantos, discutiendo así, goles anotados en amistosos. En octubre de ese año, cumplió un nuevo hito al actuar como jugador-entrenador del Vasco da Gama.

El día 15 de abril del 2008 Romário da Souza Faria anuncia su retirada del fútbol profesional a los 42 años de edad tras ser considerado uno de los mejores jugadores de la historia y haber marcado más de 1.000 goles. Ese mismo día dijo "Se acabó. Mi tiempo ya pasó", ante las cámaras de televisión durante la fiesta de lanzamiento de un DVD ("Romário es gol") que celebra su exitosa carrera de más de dos décadas.

Polémico por su vida amorosa, su afición a la vida nocturna, las ausencias a los entrenamientos, peleas y privilegios, Romário siempre ha figurado en la prensa. En 2005 fue condenado a pagar al ex futbolista Arthur Antunes Coimbra, Zico, una indemnización de 22.200,00 dólares por "daños morales" al utilizar su imagen en las puertas de los sanitarios de un desaparecido bar que había instalado en Río de Janeiro.


Su primera convocatoria para defender al combinado canarinho fue para un amistoso ante Irlanda (0-1), el 23 de abril de 1987. Su primer gol con la auriverde lo hizo contra Finlandia el 28 de abril de ese año (3-2), pero su primera titularidad fue ante Israel, el 1 de junio de ese año, y anotó dos tantos para la victoria 4-0.

Romário fue medalla de plata con la Selección de Brasil en los Juegos Olímpicos celebrados en 1988 en Seúl. Fue elegido mejor jugador de aquella competición y resultó máximo goleador de la misma con siete goles.

En 1989 le dio la Copa América a Brasil con un gol en la final ante Uruguay en el Maracaná.

En el Mundial de Italia'90 debió conformarse con ser suplente del ariete Careca, debido a una lesión (fractura) que no le permitió llegar en buen nivel a la competencia mundial.

En la Copa Mundial de Fútbol de 1994 tuvo su revancha y llevó a Brasil hacia el título haciendo una temible dupla artillera con Bebeto. Entonces marcó 5 de los 11 goles de la 'Seleção' y fue elegido Balón de Oro de la FIFA esa temporada.

Antes, debió 'salvarle la plata' a Brasil cuando a fines de 1993 el once brasileño luchaba por un pase mundialista contra su 'fantasma', Uruguay, después de que el entonces técnico, Carlos Parreira, se negó repetidamente a convocarlo.

En el histórico Maracaná, temido desde que Brasil perdió ante los 'charrúas' el partido final del Mundial de 1950, Romário se lució y anotó los tantos del triunfo 2-0 en el último partido de las eliminatorias. El 'Baixinho', que consideró ese su mejor partido con la 'Seleçao' ganó en 1997 su segunda Copa América en el torneo de Bolivia, formando esta vez una dupla letal con el nuevo fenómeno del fútbol, Ronaldo.

Para Francia-1998 el atacante se lesionó de gravedad y no fue tomado en cuenta por el Director Técnico Mário Zagallo y su asistente Zico, con los que había tenido problemas personales. Impactó verlo llorar ante cámaras, explicando su ausencia.

La siguiente aparición del artillero con la casaca verdeamarilla, tras una larga ausencia de casi 4 años, fue otra vez ante Uruguay, por las eliminatorias al Mundial-2002 en junio de 2001, pero esa vez se fue de Montevideo con una derrota 1-0. Para este momento la selección de Brasil pasaba uno de sus peores momentos, las grandes figuras estaban en un pésimo momento y el entrenador Luiz Felipe Scolari le confió la capitanía y el liderazgo del equipo, situación que se rompió cuando el atacante decide no asistir a Copa América 2001. Pese a los ruegos de los hinchas de todo el mundo y a los ruegos públicos con lágrimas en los ojos, Romário perdió su última oportunidad de ir a un mundial.

El delantero, puso fin a una de las carreras más exitosas en el fútbol brasileño y mundial, en el día 27 de abril de 2005, cuando se despidió de la Selección de fútbol de Brasil en la victoria de 3 a 0 sobre Guatemala, marcando un gol y siendo ovacionado por la afición presente, realizando una emocionante vuelta olímpica, al salir de campo a los 38 minutos. (fuente Wikipedia).

Puesto 6